domingo, 15 de enero de 2017

Sueño raro

Tuve un sueño del que no recordé la parte de en medio hasta entrada la mañana. Una parte algo extraña:

Para contextualizar mencionaré que conozco a una niña bonita a la que tengo especial cariño pero que no es parte de mi cotidianidad; la conozco porque nuestras familias han sido amigas durante décadas. En mi sueño, ella estaba demacrada y famélica, en un cuarto de una vivienda de quién sabe quién, a la que yo llegué quién sabe por qué; tomé en brazos su cuerpo encogido de tan maltrecho; le pregunté por su abuela, por sus tías, por su tía abuela, y de algún modo yo entendía que habían resuelto abandonarla ahí. Entonces aparecía su mamá, guapa y normal. No me queda claro si yo pensaba en llevármela: el sueño pasó a otra cosa.

Antes, yo había estado colgada de un hombre al que me había rendido. Después, cargué a mi hija que parecía un poco mayor de lo que es. Algo me estoy queriendo hacer saber: algo sobre estar en brazos.

Silvia Parque

sábado, 14 de enero de 2017

Esta niña me llena

Se apresuró a llegar a la puerta. Le vi el gusto de verme. ¿Qué puede ser mejor que regresar a la casa y encontrarla, abrazarnos, darle teta como darme-a-mí y regodearnos en nosotras?

Por la tarde me di un pequeño golpe y ella se acercó:

- ¿Beso? 
- Sí, aquí, gracias.
- ¿Beso - dolor?
- Sí, tu beso me quitó el dolor, muchas gracias.

Soy condenadamente feliz. Justo hoy platicaba sobre las dificultades de la temporada, sobre los pendientes que podrían pesar; pero como sea, todo está bien cuando mi niña sonríe.

Silvia Parque

viernes, 13 de enero de 2017

Publicidad inmobiliaria

Desde hace unos meses, "opciono" propiedades (sobre todo casas o departamentos) para una inmobiliaria: busco anuncios en Internet y si consigo un trato, envío la opción de venta o renta a la inmobiliaria para que la empresa haga lo suyo. Así que veo/leo numerosos anuncios. No me extraña encontrar "hermosa casa", "inmejorable ubicación" o "excelente oportunidad", pero he encontrado ofertas de hacer sueños realidad y encontrar la felicidad. A lo grande, van.

Silvia Parque